domingo, 31 de enero de 2010

Todo por la pasta...

La SGAE reclama a un pastelero por oír la radio

Aun queriendo defender mi derecho a la cita, dejaré puesto esta vez el enlace al diario donde se hace eco de esta noticia. Solo puedo decir que de seguir así las cosas, que ni en las peluquerías, ni en las pastelerías, ni en cualquier bar, ni cualquier otro sitio semi-público se pueda escuchar la radio o cualquier música que emitamos desde un transistor o equipo de música, tengan sintonizada "los 40 principales" como si tienen puesta el serial de la "Saga de los Porretas", versión remozada (ojalá!), sin que vengan estos personajes a atropellar nuestro derecho al disfrute.

Lo que vendrá después es que no podamos ni cantar en la calle, ni por diversión, ni por amor al arte. Ellos mismos se están cargando nuestra propia cultura de miles de años haciendo música para el pueblo y por el pueblo. Actúan como los antiguos recaudadores de impuestos: "o pagas, o te metemos al calabozo." Que venga un Robin Hood a salvarnos de estos nuevos Sheriffs de Nottingham, y en vez de usar el arco y la espada para atacarles donde más les duele, que lo haga con un instrumento musical.

Van a conseguir que por su culpa la música acabe muriendo sin remedio. Y la única manera de frenar esto es poniendo un mínimo de sensatez frente a esta locura que no parece tener fin.

Si es que tienen lo que se merecen, tanto que la mayoría de la gente piensa que es lo peor del pais, no solo más que Hacienda, sino incluso más que las ratas.

1 comentario:

  1. Cada vez lo flipo más, esto ya está llegando a un punto en el que pasamos al más radical absurdo.

    ResponderEliminar

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.