jueves, 22 de agosto de 2013

Recuerdos televisivos (5): Juzgado de Guardia

"Juzgado de guardia" ("Night Court" en el original) era una serie de televisión estadounidense, perteneciente al género sit-com, emitida por la NBC. Su estreno se produjo el 4 de enero de 1984 y finalizó el 31 de mayo de 1992. La serie tenía lugar en el turno de noche de un juzgado de Manhattan, presidido por el joven y poco ortodoxo juez Harold T. Stone (Harry Anderson). Fue creada por Reinhold Weege, conocido por haber trabajado en la premiada sit-com Barney Miller a finales de los 70 y principio de los 80. La serie constó de nueve temporadas de 22 capítulos cada una, excepto la primera que solo tuvo 13. En España fue emitida originalmente por Televisión Española (TVE-1) y posteriormente se emitió en las madrugadas de los sábados en el canal Cuatro, como seguro recordaremos muchos de nosotros.

La serie gira en torno a una corte penal de Manhattan, en su turno de noche. Está presidida por un joven juez de 33 años, Harry Stone, muy dado a las bromas y juegos de magia. Le acompañan Dan Fielding, un fiscal narcisista y adicto al sexo, Christine Sullivan, una explosiva pero ingenua abogada de la defensa, el enorme pero simplón Bull Shannon como alguacil, acompañado por una alguacil (interpretado por tres actrices, tras la muerte de las dos primeras). El juez Harry también tiene un ayudante llamado Mac Robinson. Las situaciones se daban en un único escenario (sin exteriores) que consistía en la sala del juzgado, un pasillo, el despacho del juez Harry y la cafetería. La mayoría de casos a los que se enfrentaba el juez eran los típicos de una gran ciudad (Nueva York) por la noche: prostitución, exhibicionismo, altercados, pero todo pasado por un cierto matiz de surrealismo. Cuando las situaciones no venían dadas por los acusados, se centraban en las vidas o peripecias de los propios integrantes del juzgado; especialmente en las del juez Harry y el fiscal Dan Fielding, o en la ambigua relación entre el juez y la abogada Christine.

En el origen de la serie no se contemplaba la presencia del cómico y mago Harry Anderson como el juez Harry Stone, pero éste en su audición para el papel afirmó que él era Harry Stone. Anderson ya era conocido por sus actuaciones en Saturday Night Live y por múltiples apariciones como Harry the Hat (Harry el sombrero) en Cheers, otra sitcom de la NBC (las primeras temporadas de "Juzgado de guardia" se emitían los jueves por la noche después de "Cheers"). Pero en las últimas temporadas, aunque Anderson seguía siendo la figura principal, el protagonismo recayó en Dan Fielding (John Larroquette), el estrambótico y sarcástico fiscal del juzgado.

El tipo de comedia de Juzgado de guardia (encuadrada dentro del género court-room comedy) fue cambiando a medida que la serie avanzaba. Durante sus primeras temporadas era a menudo comparada con la sitcom Barney Miller (el creador, Weeege, fue uno de los guionistas de esa serie) y al igual que ésta, se desarrollaba en la ciudad de Nueva York. Una Nueva York con personajes extravagantes, de humor seco y cortante, de acusados (y acusadores) excéntricos y neuróticos. Esta caterva de personajes era interpretado por actores de carácter, muchos de ellos (siguiendo la comparación) habituales en Barney Miller: Stanley Brock, Philip Sterling, Alex Hentlehoff, entre otros muchos. Pero mientras que los personajes que aparecían en el juzgado (y la naturaleza de sus transgresiones) eran a menudo excéntricos, extravagantes o surrealistas, la serie aún se desarrollaba en un escenario y en un mundo más o menos realista. De hecho, en una primera crítica de la revista Time, se alababa la serie como una de las más realistas que se estaban emitiendo, por el énfasis que ponía en tratar la pequeña delincuencia alejada de cualquier tipo de glamour o violencia.

Sin embargo, y gradualmente, la serie fue abandonando su inicial tono realista, para devenir en algo más parecido a la comedia "Slapstick". La lógica y el realismo eran frecuentemente abandonadas en búsqueda de la broma más bizarra: el personaje de dibujos animados Coyote (propiedad, al igual que la serie, de Warner Bros) apareció en un extraño gag como abogado defensor (¡Ya sé que tiene hambre, pero deje tranquilo al pobre pajarito!), y en otra ocasión un grupo de Trekkies argumentaban que solo obedecían órdenes del comandante de la flota y que el juez Harry no tenía ninguna autoridad sobre ellos.

Fuente: Wikipedia


Tengo buenos recuerdos de esta serie, incluso por la eficiencia y el buen hacer de varios de sus actores protagonistas, desde el propio Harry Anderson pasando por John Larroquette, cuyo papel como un vanidoso y engreido abogado fiscal resultaba casi del todo convincente para una típica comedia americana. Era una sit-com muy entretenida, con gags en ocasiones muy conseguidos y situaciones disparatadas de lo más graciosas.

Cuando Cuatro se hizo con los derechos de emisión de la serie en la madrugada de los sábados, pocas veces me quedé a verla y no entiendo por qué no la pusieron en un horario más normal (a mediodia o a la tarde), y no a unas horas intempestivas de la noche.

La serie fue editada en DVD, comercializándose en varios paises, dudando de que haya llegado a venderse en España, puesto que no he hallado referencia alguna de su edición aquí. En eBay aún puede encontrarse lotes de DVD de la edición americana, bien en DVD sueltos o la colección completa. Ojalá se le ocurra a alguna distribuidora española la posibilidad de realizar una recopilación en DVD y/o Blu-Ray más que decente de todas las temporadas de esta serie. Muchos fans se lo agradecerían.

viernes, 9 de agosto de 2013

Un video del concierto de la versión orquestal de "Hergest Ridge" sale a la luz


Es toda una sorpresa y de las grandes. Lo he visto circular en algunos grupos en Facebook sobre Mike Oldfield y me he ido a la página de YouTube donde está alojado para verlo con más detenimiento. Es un video mostrando parte de uno de los pocos conciertos que se hicieron de la versión orquestal del álbum "Hergest Ridge" de Mike Oldfield, con la dirección del músico David Bedford, quien hizo los arreglos orquestales al igual que hiciera con "Tubular Bells", publicándose en 1975 por Virgin Records, siendo considerado un disco más en la discografía de Mike, aunque él tuviera sus reparos con dichos arreglos, aun habiendo participado en su grabación.

Es pronto para aventurar a cuáles de los conciertos pertenece esta grabación que, teniendo en cuenta el video cronómetro en pantalla, estaba en proceso de edición y ser emitido después por uno de los canales de la televisión británica, o tal vez se había grabado con vistas a su posible publicación en cinta de video doméstico (todo es mera especulación). Como dato a apuntar a la descripción de este descubrimiento, toda la pieza que contemplamos aquí forma parte de la primera parte del álbum de Oldfield y no hay ningún guitarrista solista como esperaba en un primer momento; tras los compases iniciales de la obra, se observa que no es así y se palpa enseguida que estamos ante una grabación única.

En ciertas ocasiones, era Steve Hillage o Andy Summers el artista elegido para interpretar las partes con la guitarra eléctrica, dado que Oldfield era totalmente reacio a comparecer en público y delante de una gran orquesta después de su experiencia grabando sus guitarras para "The Orchestral Tubular Bells", una historia que muchos fans conocen al dedillo, pero no está de más refrescaros un poco la memoria, pero no con mis propias palabras, ya que no soy tan detallista como otros ni tengo tantos datos sobre Mike como a mí me gustaría.

Contaba José Cantos en su biografía sobre Mike Oldfield (Editorial Rock Pop Cátedra, 1996):

"David Bedford realizó unos arreglos para orquesta de los dos discos de Oldfield, y ambos se representaron con bastante éxito en el Royal Albert Hall londinense el 9 de diciembre, dirigiendo el propio Bedford la Royal Philharmonic Orchestra y se suponía que con Mike Oldfield a la guitarra, pero tuvo que ser sustituido a última hora por Steve Hillage (con el consiguiente disgusto del público, que se lanzó a la compra de las entradas al enterarse de la actuación), luego sabremos por qué. (...)

Mike llegó a declarar en su día que no le entusiasmaba el proyecto, que tenía sus reparos y que no le había sonado del todo bien, pues él hubiera preferido no tocar y tener un mayor control sobre la totalidad; de nuevo no sería Mike el que tocara la guitarra en la serie de conciertos que se realizaron por Inglaterra y Escocia, sino que fueron respectivamente un posterior miembro de Police, Andy Summers, y Steve Hillage, que ya tocó en la premiere de Tubular Bells, ahora con la Orquesta Nacional de Escocia. (...)

Se esperaba un mayor éxito de The Orchestral Tubular Bells, así que al final a The Orchestral Hergest Ridge no se le concedió su oportunidad, una pena ya que tiene una mayor calidad, expresividad y dinamismo, quizás porque Hergest Ridge se prestaba más a orquestación que el caótico Tubular Bells."

Solo queda, por tanto, disfrutar de este trozo de uno de los conciertos realizados.

sábado, 3 de agosto de 2013

"Orabidoo" y Alfred Hitchcock

A priori, no hay ninguna relación entre este semiinstrumental de Mike Oldfield y el director inglés. Sin embargo, reparando en la reciente adquisición de una película de la primera etapa del genial director y maestro del suspense "Inocencia y Juventud" (Young And Innocent, 1937) pero también en la aparición en la red de esta misma película en su versión original, encuentro que entre "Orabidoo" e Hitchcock hay una pequeñísima pero relevante conexión.

De siempre se había dicho que en esta canción de unos 13 minutos de duración perteneciente al álbum "Five Miles Out" de Mike había unas voces semi apagadas y como transmitidas por el micrófono de un teléfono o intercomunicador atribuidas a Mike, como siendo transmitidas ex-profeso a los músicos durante el proceso de grabación. Pero de entre todas esas frases que se escuchaban entre medias y que no se corresponden con la parte cantada de "Orabidoo" se emitía ésta hacia el minuto 9:14 del tema: "Don't come in like that. It isn't funny and I pay someone else to make the orchestrations".

Hasta ahora, se creía que esta misma frase la pronunciaba el propio Mike Oldfield desde la mesa de controles a los músicos, pero resulta que el verdadero origen de dicha frase estaba en la citada película de Hitchcock. En el mismo video que se adjunta aquí con la película al completo, podemos oir más nítidamente la misma frase y con la misma entonación a partir del minutaje 1:16:04. Luego resulta que, de algún modo, Mike utilizó dicho fragmento para la suite, suponemos que usando los permisos oportunos, aunque no figurase esta circunstancia en los créditos del álbum.

Por raro que parezca, este hecho debe hacer cambiar algunas cosas que los fans teníamos por preestablecidas acerca de la grabación de "Orabidoo".

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.