martes, 6 de octubre de 2009

Ya me extrañaba a mí...



Noticia ABC.es

...y no contento con ello, quien ya sabemos por el careto implantado en este atípico cartel se cree el rey del mambo pretendiendo imponer porque sí, porque lo dice él, un canon que muy pocos o casi nadie quiere pagar.

10 comentarios:

  1. me alucina ver que nadie piensa o nadie quiere ver el problema de fondo; hacer canciones ya no da dinero; es una industria que se ha caido (más allá de que haya gente que en el pasado ha ganado mucho dinero, como en cualquier industria); los autores noveles, y no me refiero a los manolo garcia o sabinas, no pueden vivir de la música, qué suena ahora en la radio? lo mismo una y otra vez, cada vez se recurre más a kisses fm, música del pasado, ya que no hay música nueva! hasta que no encontremos un sistema que funcione, la música lo va a pasar mal; (y los que nos gusta la música tambien) pero señores los autores no viven del aire

    ResponderEliminar
  2. Lleva muchos años cojeando del mismo pie y aún no se entera de que si el patio está revuelto es por su culpa y de otros como él que no voy a nombrar por respeto a sus personas, aunque no se lo merecen.

    ResponderEliminar
  3. Lo suyo sería que algún juez, si tiene sospechas de que la $GAE trapichea con las "ganancias" realizadas a partir de su más que discutida gestión, y si tiene igualmente sospechas de una presunta prevaricación y abuso de poder por parte de sus directivos frente a una sociedad que está siendo claramente perseguida por quienes dicen representar los intereses de los autores y artistas, debería ponerse manos a la obra.

    Hablo desde la barrera, pero no quita de que usando el sentido común y la lógica, una posible solución al tema del cánon es que se derogue su imposición, ya que no soluciona ni parte del problema de la piratería que seguirá existiendo, pese a quien pese.

    Por otra parte, entiendo que los artistas tienen que vivir de algo, pero deberían currárselo a partir de trabajar por hacer música de verdad y no pastiches insustanciales que no convencen ni a sus incondicionales ni a la crítica musical. Si de un disco solo hay dos o tres canciones de peso, el resto es que no merece la pena, ni mucho menos comprarse el cd, por lo que las discográficas no solamente pierden dinero sino que ni siquiera son capaces de ofrecer un método alternativo para acercar los contenidos de ese disco a través de Internet y que la gente pueda comprar las canciones que les guste, si no todas de ese mismo disco, las que quieran.

    Con eso se resolvería buena parte del problema de las descargas "supuestamente ilegales" que tanto pregonizan los detractores de esta tecnología.

    Renovarse o morir, dice el refrán. Y la música no tiene por qué morir, mientras haya gente como tú que decide compartirla con buena salud, al tiempo que he visto que también ofreces la posibilidad para que cualquiera que escuche el disco tenga después el claro raciocinio y la decencia de comprarse o bien el CD o bien los MP3 en las páginas legales según sea el caso. Eso lo veo perfecto y equitativo.

    Un cordial saludo,
    Ismael.

    ResponderEliminar
  4. Yo opino que los autores tendrían que aceptar las cosas tal y como vienen, muchos oficios se han ido perdiendo a lo largo de la historia a consecuencia de la evolución tecnológica y también algunos pequeños negocios han sido aplastados por compañías multinacionales. Creo que los autores tendrían que aceptar que es igual de gratificante que alguien compre su música o que la comparta.

    Otro cosa es que se controle el uso con ánimo de lucro que se hace de estas obras, estoy de acuerdo en que haya un estamento privado que controle las televisiones, radios, discotecas, publicidad, ... De estos royalties y de los conciertos en directo es de lo que tendrían que vivir los artistas en estos momentos.

    Es muy probable que dentro de unos años se acabe con la venta del soporte físco, aparecerá un formato digital de alta calidad y de peso ínfimo que nos irá perfecto porqué tendremos internet las 24h del día en el bolsillo, donde consultaremos letras, títulos y mucha más información. ¿desaparecerá el mundo discográfico? pués es probable que muchas discográficas cierren, algunas sacarán más partido de los conciertos de sus artistas y otras, más pequeñas, seguiran igual porqué tampoco tienen la intención de hacerse millonarios con esto. También los estudios caseros llegarán en pocos años a niveles altísimos de profesionalidad y tendrán una plataforma magnífica de lanzamiento como es internet.

    En realidad casi todo lo que comento ya hace años que sucede, si se acepta lo bueno de todo esto también hay que aceptar lo malo y no recurrir a cánones preventivos y ya puestos al control de eventos benéficos o de una proyección menor como puedieran ser fiestas de fin de curso o pueblerinas donde se sacan 4 chavos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. El problema no es es el soporte sea fisico o virtual, la cuestión es que la creación de contenidos hay que pagarla porque de eso vive el autor, por mucho que cambie una profesión nadie va a hacer gratis su trabajo y si no se hace, bajará el nivel de calidad e intelectual de esas obras.

    Pensar que por una evolución tecnológica algo deba ser gratis es ver las cosas de una foma demasiado sencilla. Si una empresa explota la creación audiovisual de un creador y obtiene unos réditos por ello debe pagar a ese creador; si no, es un delito de apropiación y uso indebido de la Propiedad intelectual, eso está recogido en la ley y es muy clara.

    Que las nuevas tecnologías permiten un uso y disfrute de ello se debe regular, ceo que opciones como Spotify que te permite escuchar un disco sin poder bajarlo es una buen opción y si se quiere disponer de la obra para uso privado, pagarla.

    Si se quiere ver una imagen, se puede ver de forma gratuita en una web; y si se quiere explotar su uso de forma comercial, pagarla.

    Si se quiere ver un cuadro en una galería, puede ser gratuito; si se quiere la obra para tenerla en propiedad, pagarla.

    Creo que es un proceso claro.

    A mí lo del canon preventivo me parece una idea fatal y además arbitraria en el uso del reparto de esos beneficios, así como el cobro de un canon por una boda o festival benéfico, que es lo más bajo a lo que pueden llegar.

    Exactamente por eso crítico a las entidades gestoras de derechos; si tú quieres ceder de forma gratuita tu obra y ellos te representan no puedes hacerlo. Por eso, ellos aplican sus normas al margen de la normativa vigente y cobran lo que cobran, incluso saltándose a la torera la ley y algunos derechos constitucionales.

    Muchas multinacionales se saltan a la torera el uso indebido de la propiedad intelectual y no pasa nada, sin embargo estas gestoras se centran en el pequeño usario.

    Por no hablar que quien "filtra" las obras discográficas a la red muchas veces son miembros o trabajadores de la propia industria.

    Saludos

    Tenllado

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con lo dicho hasta ahora. Cada vez más se les ve el plumero y cuando creen que lo tienen todo a su favor, luego impera el sentido común gracias a las resoluciones judiciales que les ponen a cada uno en su sitio, a los usuarios y ciudadanos como beneficiados y a los gestores de derechos como los malos de la película. Y eso ocurrirá siempre que quieran difundir su propia justicia, aun sabiendo que correrán peor suerte si no consienten en actuar conforme a la legalidad vigente.

    Otra cosa es el amiguismo que pueda haber entre los directivos de la gestora de derechos y los de siempre, o sea el gobierno, encabezado por ZP y sobre todo Cultura, queriendo poner piedras en el camino en lugar de hacer las cosas bien. Se les ve el plumero y mucho y no entiendo cómo nadie les restriega por la cara todo el sentir de la ciudadania con todo este escándalo de los cánones, las intromisiones de detectives en bodas, bautizos y comuniones, cobrar por actos benéficos sin ánimo de lucro y lo que te rondaré morena. Ya se pasan de rosca y alguien tiene que parar esta tropelía.

    Saludos

    KE

    ResponderEliminar
  7. No se si lo habréis escuchado pero, la UE junto a la presión de varias empresas están negociando/quieren que los ISPs puedan limitar servicios o bloquearlos sin otra obligación que comunicarlo... bloquear Skype o Spotify (p2p)... y pagar por una conexión a internet, que tienes que utilizar como te digan ellos sinó ZAS!

    Se me olvidaba, todo esto con el objetivo de censurar y tener el control de todo sin jueces de por medio...

    Y, sinceramente, a veces pienso que es la única solución frente a la gente que descarga masivamente obras con derechos de autor sin que el poseedor de los derechos perciba ningún ingreso.

    A ver si de una vez empiezan a trincar a peña con terabytes llenos de películas descargadas del torrent y la multa económica sea pagar el precio de venta de cada una de ellas: ya veríamos qué pasaría. ¿Qué tienes, todas las temporadas de Fraser descargadas de internet? Vale, a XX € la temporada son XXX €. Y así, con todo lo que no se pueda comprobar que has adquirido.

    ¿Expeditivo? ¿Antidemócrata? En vista del comportamiento de mucha gente, empiezo a verlo con buenos ojos.

    Y siento ser la parte discordante de la discusión, pero estoy procurando arrojar un poco de luz en todo este embrollo.

    ResponderEliminar
  8. La piratería nos hace daño, desde luego. Mucho daño, aunque parece que sólo nos preocupa a nosotros y a nadie más. Pero la crisis es mayor y más profunda. Los espacios naturales donde nacen el pop y el rock son considerados meros tugurios perseguidos por las Administraciones cuando deberíanser espacios culturales. La música en directo carece de espacios escénicos adecuados. Parece como si no hubiera motivos para seguir ejerciendo la profesión que mejor conocemos y desempeñamos. Ese oficio con el que muchas personas ponen unas gotas de felicidad en sus vidas.

    No, no somos unos tipos quejumbrosos. Más bien al contrario: no queremos resignarnos. Cuando nos roban y nos quejamos, se nos ignora. Cuando los empleos que genera el sector se reducen a un tercio se nos dice que debemos cambiar el modelo. Y, eso sí, cuando pedimos apoyo se nos da la espalda porque hay otras prioridades, muchísimo más importantes, indudablemente.

    Hace ya demasiado tiempo que estamos solos. Ni los sucesivos inquilinos de la Moncloa ni los parlamentarios que toman asiento en los hemiciclos nos han incluido jamás entre sus prioridades. Tenemos la sensación de no contar para nadie, de no existir. Insistimos que esto no es una queja, sino la expresión de nuestra perplejidad. De nuestra indignación. Si la música forma parte decisiva del patrimonio intangible de nuestro país, ¿por qué los políticos no se preocupan lo más mínimo por ella?

    Para avanzar se necesita empuje, y con el nuestro podrán contar siempre. Todas las semanas surgen nuevas iniciativas para comercializar la música en la red de forma innovadora y beneficiosa para todas las partes: usuarios, autores e industria cultural. Los tiempos cambian y nosotros evolucionamos con ellos. Pero cada vez que avanzamos, alguna piedra se nos despeña por el camino.

    Queremos un compromiso por la música, una apuesta verdadera para el desarrollo de una industria que tiene mucho que aportar a la sociedad. Queremos responsabilidad de todos los actores sociales en la lucha contra la sangría de las descargas ilegales. Queremos seguridad jurídica para seguir haciendo bien nuestro trabajo. Queremos apoyo y respeto para una industria que lleva el nombre de nuestro país a todas partes.

    Si la música es cultura y empleo, queremos en definitiva, que se actúe en consecuencia de una vez por todas. Exigimos respeto.

    Y termino diciendo que aquí el amigo Neil debería empezar por quitar esos links de descargas presentes en muchos de los últimos posts de su blog, si tanto le preocupa el estado de la música. Y se lo digo educadamente, no como haría cualquier otra persona directamente perjudicada por este tipo de acciones. Limitarte únicamente a hablar de esos discos y citar aquellos sitios donde escucharlos online (Spotify) como sueles hacer y las páginas donde comprarlos, que tampoco es pedir demasiado.

    ResponderEliminar
  9. La música es cultura. La música es empleo.

    Músicos, autores, compositores, intérpretes, managers, productores, mayoristas, tiendas de discos, técnicos de sonido, promotores, distribuidores. El colectivo de profesionales que hacemos la música estamos orgullosos de nuestro trabajo. ¿Somos unos ingenuos por ello?

    Hasta hace poco, además de ganarnos la vida con mayor o menor acierto, se nos reconocía que contribuíamos al enriquecimiento cultural de nuestro país. Constituye un gran privilegio ser partícipe de un proceso por el que millones de personas disfrutan todos los días con la música. Hemos estado presentes en sus vidas desde tiempo inmemorial, ya fuera a través de un disco de pizarra, un vinilo, un casete, un CD, los teléfonos móviles, la radio, un mp3 o las actuaciones en directo.

    Somos los que propiciamos esas melodías que se incrustan en nuestros cerebros y corazones. Músicas que enamoran, consuelan, o curan; sonidos que alegran, rememoran, evaden, relajan o estimulan. Sí, nos gusta nuestro trabajo. Y sabemos que nuestro trabajo gusta y es necesario.

    Ahora, sin embargo, ya no sentimos tantos motivos de orgullo.. Porque se ha extendido una cantinela según la cual nosotros no trabajamos, sino que vivimos de un bien al que la gente tiene derecho a acceder de forma gratuita y con total impunidad.

    La realidad está muy lejos de todo eso. Nadie sabe cómo será la industria de la música dentro de 10 años, pero seguro que para entonces la música sigue ocupando ese mismo lugar decisivo en nuestras vidas. Por eso mismo nosotros, el colectivo de trabajadores que hace la música, seguimos aportando nuestra mejor imaginación, la mayor energía, el empuje más decidido. Pero lo hacemos solos. O casi. Tenemos a otros colegas que generan obras. Tenemos a nuestro público. Pero ningún apoyo más.

    Sigo adelante...

    ResponderEliminar
  10. Aclarar, como ya he hecho en anteriores ocasiones, que los links de descarga que pongo a disposición de los internautas es para su evaluación y escucha, y nunca para que la gente se baje estos discos en masa (aunque esto es algo que es difícil de predecir y controlar). Otra cosa es lo que estos mismos usuarios hagan después con estos archivos, por los cuales yo no obtengo absolutamente nada ni tengo responsabilidad alguna en ellos. Insisto en la idea ya preconcebida desde hace tiempo que bajarse música desde Internet no es delito SIEMPRE Y CUANDO NO EXISTA ÁNIMO DE LUCRO. Y ese no es mi caso.

    Por otra parte, la disponibilidad de estos links en el blog es efímera, pues transcurrido un espacio de tiempo prudencial son borrados del todo, tanto los mismos links del blog, como los propios archivos almacenados en páginas como Mediafire.

    Quiero repetir esto una vez más para que no haya más equívocos ni malos entendidos.

    Si alguna vez posteo un disco que esté en Spotify, enlazaré a la aplicación, tanto si cuelgo además un archivo aparte para descargarlo como si no, dependiendo en todo caso del conocimiento que se tenga del mismo.

    Saludos

    ResponderEliminar

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.