miércoles, 30 de diciembre de 2009

El pasotismo de Mike Oldfield

por Tenllado: del foro Mike-Oldfield.es

En sus primeros años usaba la música como una terapia vital y ésta reflejaba los miedos, rabia y partes bellas que supongo eran un reflejo de sus sentimientos y miedos de su vida.

Segíun han pasado los años y se ha ido afianzando con él mismo, su música se ha vuelto más autocomplaciente, y menos viva, menos creible para él mismo, ya le conpensan otra cosas en la vida y no necesita esa salida musical.

Supongo que él ha intentado autoconvencerse para no sentirse autoengañado de lo que hace, es tan bueno como lo que hacía antes y lo justifica con mil y una excusas de motivos para sus discos.

Mike es raro, cambiante, ciclotímico, pero no tonto y será realmente consciente en su interior de que algo ha cambiado, para mal en su música.

El talento lo tiene, eso no se pierde (es algo innato, queda latente), pero se abotarga de no esforzarse para que salga a su encuentro con el trabajo de tocar a menudo, de probar cosas, experimentar, ahí volvería a salir su genialidad, pero le falta lo princicpal, "la motivación", casi vital que tenia antes, sin eso seguirá en la monotonía plana de la actualidad.

A todos nos gustaría que se motivara para crear, espero que esa motivación aparezca por causas positivas no por los terrores de antaño que tenía, que en todo caso surjan por la melancolía de sentimientos musicales de épocas anteriores de que eche de menos esas sensaciones que le producian sus composiciones y sus forma de tocar la guitarra, no por sufrimientos nuevos, si no prefiero que se retire y disfrutar del legado tan genial de lo bueno suyo.

Su música genial era esa forma tan surrealista de componer, de esa ruptura de los ritmos, melodías, de esas capas de instrumentos donde la guitarra tenía relieve, donde nos sorperendia con lo inesperado, no era previsible. Esa era la magia y esa debía ser su mente, tortuosa, buceando en la zona oscura para salir a la superficie con destellos de melodia bellas, que duraban poco (lo justo para no empalagar) para romperlas de nuevo con fragmentos densos y oscuros.

Ese claroscuro musical esa la diferencia con el resto.

Ahora es solo luz plana…

Quizás un simil de final musical para esa etapa sería el final de Taurus II, donde ese piano martillea hasta desaparecer, como dejándonos a la espera de la continuidad, con algo de esperanza de notas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.