sábado, 24 de febrero de 2018

Reflexiones en voz alta

Me he recuperado de un pequeño bajón que he tenido durante esta semana y tras darle varias vueltas, he decidido borrar mi anterior entrada, en la cual decía, entre otras cosas que se me pasaron por la cabeza, que pensaba dejar de escribir para este blog. La vida sigue y el blog también, así que tenéis esferas musicales para mucho rato (eso espero... XDDD ), aunque seáis muy pocos lectores. Quizás tengo que darle más visibilidad en las redes sociales que frecuento, pues es lo más inmediato que tenemos hoy en dia. El ritmo frenético de la vida en el momento actual no nos da ni para reposar unas horas y tranquilizarnos frente al ordenador, pasar el rato leyendo y escuchando buena música, cuando no se tiene otra cosa que hacer en casa.

GIF cíclico de la película Koyaanisqatsi - Life Out Of Balance

Es una pena que dichas redes han ocasionado el declive de los blogs, en mayor o menor medida, según se comenta por ahí. Pero es de suponer que los incondicionales a La Esfera Musical estáis ahí para leerme de vez en cuando. También es verdad que no todos podemos decir lo mismo: unos más que otros tienen una serie de responsabilidades o prioridades en la vida que atender más que el propio Internet en sí y se sobreentiende. No obstante, saber que no soy un obseso de Internet, porque también tengo otras prioridades que atender fuera del mundo virtual.

Por suerte o por desgracia, dispongo de tiempo más que de sobra para hacer un poco de todo, a falta de una ocupación laboral o profesional que me dé para vivir todos los meses. Llevo sin trabajar desde comienzos de 2009, cuando se me acabó el contrato con una compañía naviera, en la que trabajé como auxiliar administrativo, y desde entonces he hecho lo imposible por volver al mercado laboral, sin mucho éxito. Cursos de formación, prácticas en empresas sin apenas remuneración, la crisis tanto económica como moral en este pais... En fin, no sigo que me enciendo de nuevo. Pero he hecho todo lo que he podido, pese a tener un muy buen currículum a mis espaldas.

Sin embargo, ahora que he sobrepasado la cincuentena de edad, prefiero adoptar otra filosofía. Cuento con bastante ahorrado como para mantenerme una larga temporada, me dedico a la venta de artículos de segunda mano, a falta de otra cosa, y al menos con eso voy aumentando mi cuenta de ingresos, aparte de haberme hecho previsor y contratar unos fondos de inversión para lo que me pueda deparar en el futuro. La vida seguirá con sus avatares y sus misterios, pero trataré de salir adelante con la mejor cara posible y no darle la espalda a todo lo bueno que me ha pasado. Y la suerte proveerá, más tarde o más temprano. No soy creyente ni religioso, ni falta que me hace. No necesito creer en amigos imaginarios que solo existen en las mentes más cerradas y poco inteligentes del planeta. Ya somos demasiado adultos como para seguir creyendo en esas patrañas. Ojo, respeto quien las crea, pero no las comparto. Allá cada uno con su forma de entender la espiritualidad, pero a mí no me harán cambiar mi manera de pensar, pudiendo tener capacidad para ello y poder transmitir algo de pensamiento crítico, de vez en cuando, que buena falta nos hace.

Al margen de eso, no me faltan apoyos, como los que he tenido en estos dias atrás. Y los agradezco todos. Es imprescindible tener amigos para saber apreciar lo bueno de la vida y, por suerte, los tengo, tanto en mi ciudad, como en otras tantas y con los que procuro mantener un contacto puntual muy de cuando en cuando y no perder comba. Algún dia me gustaría encontrarme con gente que me aprecia por lo que soy, por lo que aporto en mayor o menor medida a algunas comunidades y ciertas escenas musicales, y que viven en diferentes puntos del planeta, pero es imposible estar en todos ellos. En la medida de mis posibilidades, quiero hacerlo en su justo momento.

Yo sé al menos de alguien a quien me gustaría conocer en persona, después de largo tiempo y que, a raiz de mi anterior y cesada entrada, me dio un impulso nuevo para seguir adelante, como también lo han hecho otros compañeros en estos dias pasados. Espero hacerlo algún dia, Pepe, y tomar unas cañas o lo que nos apetezca. Gracias y un abrazo.


2 comentarios:

  1. Me alegro de tu vuelta, no desesperes. Si algún día me dejo caer por tu tierra me encantaría poder vernos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.