jueves, 4 de febrero de 2010

Sobre el caso de la representación por alumnos de la obra "Bodas de Sangre" de Lorca

Hoy en el diario El Mundo, se vuelve a hablar de este caso expuesto ayer en el blog:

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) reclama al Instituto de Educación Secundaria Ramón Menéndez Pidal-Zalaeta de A Coruña la cantidad de 95 euros como canon para que sus alumnos puedan representar la obra 'Bodas de Sangre', de Federico García Lorca.

La vicedirectora del centro, Alicia Veres, afirmó que la dirección, los padres, los profesores y los alumnos del instituto están "indignados" por considerar "maltrato" a los escolares la actitud de la SGAE.

La asociación que recauda en canon de los derechos de autor desautorizó la representación de esta obra el próximo día 19 en el Fórum Metropolitano, salvo que abonen 95 euros, sin decir "en calidad de qué ni para qué", indicaron las mismas fuentes.

Veres indicó que la indignación no viene por el pago de la SGAE, aunque consideró "bastante grave" que se tenga que pagar para hacer una representación escolar, sino por el trato recibido.

Según explicó la vicedirectora, el director de la obra, Javier Fernández Mariño, envió la solicitud directamente a la delegación territorial de la SGAE en Santiago de Compostela y ayer mismo recibió la respuesta de la institución con la negativa, alegando que los derechos pertenecían a una compañía privada.

Como la SGAE no quiso comunicar de qué compañía se trataba, señaló Veres, desde el instituto tuvieron que investigar, hasta que descubrieron que los derechos de la obra los tenía el Centro Dramático Nacional.

Desde la dirección solicitaron la autorización al Centro Dramático Nacional para poder representar la obra, que, sin poner ningún reparo, se la envió por correo electrónico.

"Ellos se portaron muy bien con nosotros", afirmó Alicia Veres, quien ahora confía en que el Ayuntamiento dé marcha atrás y, con la autorización de los dueños de los derechos, permita representar la obra en el lugar y la fecha previstos.

"No se puede tirar por la borda el trabajo que con tanta ilusión y tantas ganas realizaron los alumnos y los profesores" que, como recordó, dedicaron muchas horas de su tiempo de ocio a la puesta en marcha de la obra y que, tras el anuncio de la SGAE "quedaron bastante chafados".


Fuente: ElMundo.es

Uno se da cuenta del talante de unos y de las malas artes de otros, pero en este caso parece ser que no se puede contar con la SGAE para nada, que solo procura ganar dinero a toda costa, caiga quien caiga. Ellos siguen cardando la lana, mientras problemas como éste tienen fácil solución si uno le pone corazón y mucho sentido común, como ha resuelto el Centro Dramático Nacional, en beneficio de que esa representación estudiantil pueda llevarse a cabo.

Y me alegro un montón por estos chavales. Y las reprimendas hay que darlas a quien se las merece, en este caso, y como ya es costumbre desde hace años, a los responsables nuevamente de este nuevo desaguisado y potaje mental en el que se han metido.

Me pregunto qué comen estos personajes de la sociedad gestora de derechos para actuar un día sí y otro también sin lógica ni base moral alguna. Tan mal alimentados están que se dedican únicamente al agravio y a provocar un daño moral casi irreparable a todos los sectores de la sociedad española.

Y una cosa que os digo: ya me estoy cansando de estar prácticamente todos los días criticando lo criticable tanto si es a la SGAE como a la ministra González-Sinde (otro elemento) y me gustaría poder contar cosas más agradables, pero hasta que no despierten estos señores y señora de su actual letargo, os aseguro que seguiré erre que erre poniendo los puntos sobre las íes como debería hacer Risto Mejide en su programa televisivo G-20 (en su primera temporada le he visto algo tibio en algunos mensajes, no sea que la cadena le censure más de la cuenta), mientras no les paremos los pies de forma cívica y con la ley en la mano, con o sin ayuda de la Justicia, garante de nuestros derechos constitucionales y universales.

A ver quién puede más, nosotros o ellos. Y el pueblo es soberano y sabe pefectamente cuándo alguien se ha propasado en sus actuaciones y trasgredido el límite de la legalidad y la razón, en detrimento de unos derechos particulares que nadie sabe dónde están, refiriéndome a los autores, a sabiendas de que muchos de ellos no están recibiendo ni siquiera sus pecunios en concepto de royalties por copia vendida, en función del copyright o derechos de autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.