domingo, 11 de marzo de 2018

Recomendación dominical: Pollard / Daniel / Booth - Volume 7 (2016)

Pollard, Daniel, Booth son los apellidos de tres músicos afines al mundo de la música electrónica: Brendan Pollard, Michael Daniel y Phil Booth. Los tres artistas, de origen británico, empezaron a trabajar por separado en el mundo de la música electrónica de la llamada Escuela de Berlín, a partir de finales de los años 90, hasta que a partir de 2008 convergieron sus carreras y decidieron unir sus fuerzas creativas hacia proyectos musicales más ambiciosos, publicando hasta la fecha actual siete discos, algunos de ellos grabados en vivo.

Brendan Pollard provenía de la formación Rogue Element; la banda estaba formada por dos amigos que tenían el mismo hobby: la música electrónica de la Escuela de Berlín, antes citada. Primero hubo una correspondencia de ida y vuelta y luego una serie de sesiones improvisadas con toda suerte de sintetizadores y secuenciadores. Ambos caballeros habían hecho algunas demostraciones y las grabaron en un primer cassette de música. Eventualmente, de esas 'jam sessions' saldría más tarde un primer álbum, llamado Storm Passage. Lo abordarían de forma más profesional y eso dio como resultado el álbum Premonition.

Del resto de componentes apenas existe alguna información digna de reseñar. En cualquier caso, este trío de músicos de síntesis están devolviendo a la actualidad un tipo de música que tuvo su mayor vigencia en los años 70 gracias a la influencia y el enorme talento y distinción demostrado por artistas de la talla de Tangerine Dream y su fundador más ilustre, el siempre recordado artista conceptual Edgar Froese, además de grandes maestros como Klaus Schulze, Deuter, Wahnfried y Manuel Göttsching. Normalmente, a esta forma de entender la música electrónica, se la conoce también como música espacial o cósmica. Es un género vago en el que la música sintética es liberada y transmitida de forma libre, sin narrativa ni letra, sin embargo, todos los que escuchan esta música saben exactamente de qué se trata. Muchas veces se realiza de forma totalmente improvisada y todos los que participan en estas 'jam sessions' entienden perfectamente cuál es su papel durante su desarrollo.


Tras sus seis diferentes aventuras vanguardistas dentro del género, Pollard, Daniel y Booth publican su último disco hasta la fecha: Volume 7 (duración máxima de 76' 01"); la interacción radiactiva de tres músicos que se escuchan entre ellos. Vinculado a los rincones más tranquilos de la mente, el Volumen 7 es una sucesión de estrenos en vivo con los cuales celebran magníficamente el poder de la imaginación.

Con dos canciones, una grabación hecha en vivo tiempo atrás y otra inédita, este lanzamiento encuentra a este trío en excelente forma. Un torrente de estados de ánimo impresionistas y niveles de energía intrincados. La preciosa soledad de los momentos oscuros de este álbum juegan un papel fundamental y forman un buen contrapunto a su juego de secuenciadores, de pulsos y tonos ominosos. Los sonidos en sí parecen tener una inteligencia independiente para mover la actividad oculta dentro de nuestras cabezas. Como sintetizadores de cuerpo completo, los tres instrumentistas hacen carreras melódicas empinadas contra una resaca de coros de Mellotron, cuerdas y metal. Los patrones de tono de baile hacen eco y avanzan en la precisión de la máquina.

Avanzando más en el espacio, las palpitaciones electrónicas de carrera se extienden a proporciones épicas: en una carga de creatividad destinada a electrificar la imaginación. Los verdaderos amantes y coleccionistas de música cósmica de la Escuela de Berlín deberían desear una copia de este Volumen 7 (y los seis anteriores), ya que su sonido y espíritu se conectan sólidamente con los valores nobles de este colectivo en constante crecimiento. La tecnología de la música puede parecer anticuada, pero la atmósfera que genera este conjunto permanece en el futuro cercano.

La producción monumental de Brendan Pollard, Michael Daniel y Phil Booth se puede remontar a través de las millas de circuitos dentro de un cerebro colectivo, al dominio fácil de su oficio, que proviene de sus muchos años de experiencia trabajando juntos. La noche puede tener mil ojos, pero mientras escuchas el trabajo de Pollard Daniel Booth parecería que tiene dos orejas... la tuya.

Hay otra realidad, una accesible solo a través del arte y la música... y puede ser que este trío realmente disfrute más del estado cerebral elevado que sus sesiones llevan a cabo, que las realizaciones musicales producidas por ellos. Sus 'jam sessions' son más que un simple ensamblaje de teclados. Son tres hombres actuando en un anhelo por lo trascendente.

Su estilo no es tan distinto al de otros grupos y artistas conceptuales dentro de la música de síntesis, pero si no lo habíais conocido hasta ahora, es un buen momento para ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.