domingo, 11 de marzo de 2012

Recordatorio sobre el mes en curso

No está de más recordar que desde el primer dia y hasta el último del presente mes de marzo, se está llevando a cabo, o se intenta al menos, una iniciativa conocida como el "marzo negro" o "Black March", impulsado por defensores y activistas de la red de Internet en favor de varios derechos fundamentales que algunas empresas y corporaciones quieren coercitar o coartar como pretexto a sus pretensiones de cambiar las cosas a como estaban antes, en vez de ser ellos quienes deben cambiar y evolucionar con los tiempos, de forma que puedan seguir cumpliendo con el lema tan comercial que dice: "el cliente siempre tiene razón". Y lo que quieren ahora hacer todas estas empresas es que seamos nosotros quienes les demos la razón porque sí, porque lo digan ellos con su más que evidente estrechez de mentes.

Con las continuas campañas impulsadas precisamente por empresas formantes del llamado "lobby cultural" y con la connivencia de los políticos de muchos paises, como EEUU, Francia, España y otros paises, que no pueden ni mucho menos darse cuenta del acto de prevaricación que están cometiendo para sacar adelante legislaciones totalmente arbitrarias como la SOPA, PIPA, el ACTA y nuestra Ley Sinde-Wert, y ante el cierre de sitios como MEGAUPLOAD bajo alegaciones de "pirateria" y "conspiración", ha llegado el momento de ponerse en pie contra los lobbies musicales, del cine e industrias audiovisuales. El único modo es golpearles donde de verdad les duele: en su margen de beneficios, como ya dijera anteriormente en un post anunciando esta medida.

Es en este mes, como en años anteriores, cuando se realiza el primer informe económico mundial del año. Como medida de presión contra quienes solo saben insultar y criminalizar sin ninguna objetividad a los usuarios de internet y a ciudadanos, y vulnerar sistemáticamente la tutela judicial impartida y que mayoritariamente ha dictado sentencias manifestando que la descarga de archivos digitalizados tanto de música, como series o películas por medio de enlaces publicados en diferentes webs, no constituían ninguna clase de delito si no cabía ánimo de lucro de por medio, es por lo que es necesario rogaros a todos de no comprar ningun disco, no descargar ninguna canción de pago, no ver ninguna pelicula en el cine o incluso descargarla de pago, no comprar ningún DVD, ni tan siquiera ningun videojuego, ni libros ni revistas. Solo durante este mes de marzo. Ya estamos llegando casi al ecuador y hay que hacer un esfuerzo por seguir en esta linea.

Hay que aguantar estas cuatro semanas como máximo y dejaremos un buen agujero en los beneficios de esas compañias en el primer informe del año. Un golpe economico que será visto por los gobiernos del mundo como una señal de importantes pérdidas de ingresos. Por otra parte, espero que comprendan igualmente que prescindir de los tribunales y los jueces es un error de bulto y algunos jueces, internacionales a lo sumo, podrían actuar de oficio y poner tanto a la industria cultural y a los gobiernos conniventes en el sitio que se merecen. Ojalá eso suceda.

No nos dejaremos pisotear ni por estas empresas culturales, ni por los mediocres ministros del ramo que han ideado leyes tan absurdas como inconstitucionales como las mencionadas, solo porque la misma industria así lo han pretendido y les han presionado para ello, ni por nadie que ose pisotear varios de los derechos universales consagrados en la Carta Universal, haciendo que Internet se convierta en una extensión de su pretendido y tenebroso plan de aborregarnos a todos con sus mediocridades y hacer que dejemos de pensar por nuestra cuenta.

Esta acción puede servir como una declaración de intenciones por parte de una parte de los internautas, aunque debería pensar que todos tenemos que ser conscientes de qué se está jugando aquí: se juega con las ilusiones de mucha gente que cree en un nuevo mercado gracias a la red y en los que ven un gran potencial laboral y económico en élla, con solo saber jugar sus cartas. La gran mayoría de los internautas deberíamos saber valorar eso y creo que lo valoramos positivamente. Al menos, así lo pienso yo.

Me gusta que haya artistas que prefieran arriesgarse a elegir ser ellos mismos los gestores de sus propias obras y publicarlas por su cuenta (y en su caso, pagarles directamente por poder disfrutar de las mismas a un precio bien razonable) antes que dejarlas en manos de terceros incompetentes y vendedores de humo que puedan caprichear con ellas a su costa para recibir a cambio una miseria por cada copia física vendida (ya esto es actualmente inviable). Frente al inmovilismo y el anacronismo de viejas fórmulas de hacer negocio por parte del "lobby cultural" hay que mover ficha. No toleraremos la presión de ninguna industria a favor de unas leyes con las que solo piensan en censurar Internet o simplemente ponerle puertas al campo, y no es capaz de vislumbrar las enormes posibilidades ante sí y que solo unos cuantos autores y compañías independientes sí están tratando de aceptar. Ni mucho menos vamos a seguir soportando los insultos y borreguiles discursos de quienes esperábamos comprendieran que este mismo comportamiento y demás actuaciones sin ningún sentido ni raciocinio, llevarían a sus negocios hacia una deriva totalmente incierta y un futuro cuanto menos desalentador para sus propósitos de fomentar la cultura del copyright por encima de todo y a cualquier precio.

Veo que prefieren morir antes que renovarse del todo.

Yo desde luego no lo sentiría para nada. Antes prefiero censurarles su comportamiento y su demostrado cinismo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.