miércoles, 12 de enero de 2011

¿Miedo, quién dijo miedo?

Recomiendo encarecidamente la lectura de una entrada del blog Acuarela Libros, cuyo enlace directo os dejo algo más abajo, pues trata un tema de gran actualidad: la polémica Ley Sinde y los caminos tortuosos emprendidos para validarla por las instituciones y sociedades culturales de este pais, empezando por el propio Ministerio que tórpemente dirige Ángeles González-Sinde en su propio beneficio y en el de la industria cultural, en lugar de mirar por hacer de la cultura un espacio multifuncional donde quepa todo: por un lado, lo que está sujeto al mercadeo innegociable entre autores, creadores y editores frente al populacho donde la ley de la oferta y la demanda exige una compensación por sus respectivos trabajos y, por el otro, lo que solo necesita el libre intercambio de ideas, pareceres y sobre todo obras que libremente sus autores decidan poner a disposición de los ciudadanos sin pedir nada a cambio (la libre cultura está ahí, gracias al copyleft y licencias como Creative Commons; lo repetiremos por activa y por pasiva a todos los niveles y en todos los rincones). A estas personas no hay que convencerles de que se pasen al lado oscuro, o mentaremos la imagen del Señor Oscuro como el ente que hay detrás de esta persecución del imperialismo cultural hacia otras alternativas de acceso a la cultura.

A veces pienso que tanto González-Sinde, como algunos "ilustrados" como Alejandro Sanz, Miguel Bosé y Álex de la Iglesia, han sido procelosamente entrenados como monos de laboratorio por dicha entidad (por otro lado, totalmente imaginaria pero simbólica en tanto observamos su forma de pensar, actuar y decir las cosas), para experimentar en los usuarios otra clase de miedos como el que nos quieren meter en nuestro cuerpo con sus proclamas en defensa de sus derechos (buenos son, pero no pueden argumentarlos a base de criminalizar a los internautas --éstos pueden volverse contra ellos-- y por tanto no pueden rebajarse al nivel del betún siendo muy partidistas con su exacerbada defensa del copyright y no saber apreciar otras fórmulas igualmente válidas), empleando todo tipo de argucias y artimañas con las que convencer al resto de que todo debe seguir igual, y en consecuencia tratar de poner a los usuarios de cara a la pared con el problema de las descargas y no ver el lado positivo de las mismas. Su Señor Oscuro es quien debe sentir miedo por los que no queremos entrar en su círculo vicioso.

La cultura es del pueblo y para el pueblo. Miedo me da de que sigan en sus trece y no dislumbren el cambio que se está produciendo delante de sus narices, en lugar de meter miedo a quien deben sentir miedo porque no lo tienen, sabiendo que el cambio es absolutamente necesario para evolucionar. Todo debe evolucionar, hasta la forma de hacer cultura y cómo divulgarla, en ver de sobreprotegerla demasiado. Que empiecen por respetar a los que tenemos derecho a usar una parte de la cultura sujeta a otra denominación que no sea la del copyright y los demás haremos lo mismo con la suya, pagando un precio justo y sin sobrecostes ni más intermediarios que los que hayan entre creadores y compradores.

La Cena Del Miedo (narrado por Amador Fernández-Savater)

"Uno, dos y tres, lo que usted no quiera p'a mi calle es..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.