viernes, 15 de enero de 2010

Metedura de pata de la PRS británica

Otro caso de absurdos con el tema de los derechos de autor y que encima no se pueda cantar ni siquiera en la ducha: al menos esto es lo que pasó en el Reino Unido, cuando un agente de la PRS (Performing Rights Society, algo así como la SGAE británica) amenazó con una multa de miles de euros a la dependienta de una tienda por tararear una canción mientras trabajaba. La noticia saltó a la palestra el año pasado, pero no está de más recordarla.

El caso, que va más allá de la pura anécdota, es una evidencia más de los actos barriobajeros y semi-mafiosos de organizaciones como la SGAE, la misma PRS o incluso cualquier otra institución privada similar en otros paises, en contra de las libertades de los ciudadanos y del puro sentido común. Afortunadamente, la PRS supo enmendar su error y pidió disculpas.

Lejos de esa intención, subyace la idea de que cualquier sociedad gestora de derechos es capaz de conculcar las leyes y las libertades declaradas constitucional y universalmente solo por pretender defender unos intereses particulares (los suyos propios y los de algunos creadores, no todos) hoy por hoy en entredicho, pero no deja de ser bastante surrealista las actitudes y los modos de realizarlos, así como el empeño y la terquedad en llevar hasta el límite sus pretensiones.

Y que conste que no es la primera vez que esto ocurre en Gran Bretaña. Pero tampoco nos quedamos cortos con nuestra SGAE. Tiren de hemeroteca y se encontrarán con casos, si no similares, pero igualmente absurdos y que, afortunadamente, acabaron poniendo a cada uno en su sitio, casi siempre poniendo contra las cuerdas a la propia sociedad gestora de derechos. El sentido común, para ellos, no les importa para nada. Y así les va, cada vez más sacando de quicio a unos y a otros.

Ver el texto de la noticia en Telecinco.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Spam not allowed.

Creative Commons By-Nc-Nd 3.0 Licence

Creative Commons License
Esta web está protegida bajo una licencia de Creative Commons.